¿Cómo poner al grupo a la cabeza de la empresa? La experiencia de Christofle

¿Cómo poner al grupo a la cabeza de la empresa? La experiencia de Christofle

No basta querer para poder. Un comité de dirección solo puede entregar lo mejor de sí mismo si sus miembros conforman un verdadero equipo. En la empresa Christofle, el proyecto estratégico de la empresa es conducido por seis personas que se han detenido a cuestionarse su funcionamiento y su rendimiento como equipo. El desafío: construir el grupo a la cabeza de la empresa para obtener resultados en todos los niveles operacionales.

 

«La decisión de proveerse de herramientas para crear un grupo mejor en el comité de dirección de Christofle parte de una sencilla constatación» en palabras de Marc-Henri Bernard, DRH de la sociedad desde 2012. «A pesar de ser un equipo constituido por perfiles competentes y motivados, constatamos que los resultados de la empresa no estaban a la altura de la suma de las individualidades que conducían su proyecto estratégico ». Si bien la empresa estaba dispuesta a que intervinieran competencias externas para superar una fase, ésta planteó un contexto muy claro para la intervención: el proceso debe realizarse en un corto periodo de tiempo e incidir únicamente en el funcionamiento grupal del comité de dirección, sin perderse en el análisis de los individuos que lo componen ni en las relaciones interindividuales.


SEIS DIRIGENTES PARTICIPARON

El director general, el director de RR.HH., el director financiero, la directora de comunicación, el director de operaciones y el director comercial se unen a la iniciativa Team-Booster propuesta por PerformanSe y responden de manera individual, en 12 minutos, a un cuestionario en línea. 10 días después, tiene lugar la primera presentación de resultados al director general de la empresa y el director de RR.HH. Si bien estos 2 miembros del equipo tienen la primicia de la información para preparar la presentación de resultados grupal, no se comunica ninguna información personal en ningún momento del proceso. La presentación de resultados al comité de dirección al completo se realiza varios días después.


EL COMITÉ DE DIRECCIÓN PARTICIPA

Cuatro argumentos convencieron a Marc-Henri Bernard y al conjunto del comité de dirección para participar en el análisis grupal: – el enfoque científico utilizado proporciona resultados fiables que suscitan la adhesión – la altura de miras, enfocando el funcionamiento colectivo, no busca responsabilidades individuales a los fallos en el funcionamiento del equipo – el anonimato en las respuestas en todas las fases del proceso refuerza el capital de confianza y permite que cada persona responda con entera libertad – el feedback final se considera fiable puesto que refleja muy fielmente lo que el comité de dirección ha extraído de sus prácticas.


NO BASTA CON ESCUCHAR

«La primera sorpresa, en este caso buena, señala Marc-Henri Bernard, es que el equipo de dirección está formado por personas que se escuchan. Hay libre expresión y cada persona puede dar su opinión sobre cualquier tema aun cuando no se trate de su ámbito de intervención. La segunda constatación es la percepción del grupo de que las opiniones libremente emitidas por cada uno de los miembros del comité de dirección apenas son tenidas en cuenta por la persona del comité de dirección que ha de tomar la decisión en el ámbito en cuestión. En otras palabras, podríamos resumir el funcionamiento que teníamos con esta frase popular «hablar para las paredes ».


LIBERAR LA PALABRA PARA INVITAR AL ACERCAMIENTO

«Además de objetivar el funcionamiento de un grupo, analiza Dominique Duquesnoy, Director de desarrollo de PerformanSe, la herramienta Team-Booster sitúa a los participantes en una postura de transformación inmediata de las prácticas convirtiéndolos en actores del momento culminante que constituye la presentación de resultados. Los dirigentes, al igual que los demás colaboradores, no tienen la costumbre de hablar de lo que ocurre en un equipo ni de los factores que intervienen en la eficacia grupal. Por otra parte, resulta difícil hacerlo sin caer en el análisis del funcionamiento de un individuo o en el reparto, consciente o inconsciente, de las responsabilidades de unos y otros. La presentación grupal de resultados, a partir de datos que proceden del grupo, favorece la libertad de expresión para propiciar el entendimiento. Como interviniente externo, no realizamos recomendaciones sobre cómo trabajar mejor juntos, es el grupo quien conoce directamente los resultados ya que la aceptabilidad de los márgenes de progresión es instantánea y compartida por todos. La herramienta juega el papel de un espejo que refleja una imagen nueva, dado que esta se compone de la puesta en común de las miradas individuales sobre un funcionamiento colectivo».

Entrevista de Marc-Henri Bernard, Director de RR.HH. de Christofle

Christofle es una firma fundada en 1830 / con 500 colaboradores especializados en menaje, decoración del hogar, joyería y accesorios y regalos / un volumen de negocios de 80 millones de euros / una planta de fabricación, los talleres de Yainville, en Normandía / 900 puntos de venta por todo el mundo / un 75% del volumen de negocio conseguido en el ámbito internacional y la mitad del volumen de negocio facturado en Francia mediante la venta a clientes extranjeros.

Share This